domingo, 13 de septiembre de 2020

EMANACIONES

 


La revista boliviana "Sociopatía" ha publicado en su número diez mi relato "Emanaciones". 

Soy marchante de arte, obsesionado con hallar gangas. Cada día, mientras desayuno, me dedicó a leer la lista de decesos, apunto los nombres y busco sus direcciones en internet. Después de buscar información complementaria en la red, hago una primera criba, los que pasan el filtro, los archivo en la carpeta de “muertos interesantes”. Al tercer día del óbito me presento en el domicilio del finado haciéndome pasar por un conocido del interfecto que viene a trasmitirle las condolencias a la familia o, por el marchante que soy, interesándome por una pieza que el difunto pensaba venderme. Husmeo en las casas y sondeo a los deudos acerca de lo que pudieran tener de valor. En más de un noventa por ciento de los casos mis indagaciones son infructuosas y me voy con las manos vacías; en un nueve por ciento adquiero quincalla -cuberterías de plata, máquinas de coser antiguas, colecciones numismáticas y filatélicas, libros descatalogados, etc-; en casi el uno por ciento encuentro algo interesante y verdaderamente rentable y, en contadas excepciones, como si de una aparición mariana se tratase, me topo con la gran ganga.

 

En una de mis pesquisas acudí a un edificio de pisos con solera del centro de la ciudad. La decoración modernista del vestíbulo y su ascensor de los años veinte, estilo art-decó, ya me pusieron de buen humor, mi olfato de sabueso intuía que iba a hallar una pieza interesante.  En el zaguán me franqueó el paso la portera, mocho en mano, cual cancerbero chismoso. Le dije que tenía una cita con la muerta para comprarle unas antigüedades que poseía. La portera me miró con desconfianza, era obvio que no me creía.  La anciana era una vieja alemana que no tenía familia ni amistades conocidas, ya que “era muy rancia, no se relacionaba con nadie y no salía de casa”, dictaminó la portera, así que le extrañaba que yo la conociese. Le dije que hablé con ella por teléfono, que me contó que estaba pasando apuros económicos y que tenía algunas cosas para ofrecerme. Todavía escamada, la buena señora tomó unas llaves de un casillero y me dijo “venga”, la seguí.

 

Entré en el apartamento de la muerta. No hacía falta ser Sherlock Holmes para deducir que estaba ocurriendo. La portera, sola o en compañía de otros, le estaba “limpiando” el piso. Cajones abiertos, en los que sin duda alguien había hurgado en busca de joyas y dinero y cuadros descolgados y apilados contra una de las paredes del salón. “La difunta, que Dios la tenga en su gloria, era una guarra.  Todo esto estaba hecho un asco. Yo le estoy limpiando la vivienda para que cuando vengan los herederos, si es que aparecen, no se lo encuentren todo hecho una porquería. Yo no gano nada con esto, es por mantener el prestigio de la escalera. Usted ya me entiende”, se justificó la matrona. “Claro, por supuesto”, asentí con hipocresía.

 

Reconozco que estaba decepcionado -¿mi olfato me fallaba?-, a simple vista no había nada de interés: muebles viejos, que no antiguos; menaje de los años setenta sin valor alguno; souvenirs horteras… Con desdén, casi con fastidio, revisé los cuadros: arlequines llorando y escenas de caza de un kistch infecto. Escondida tras un puzle encolado y enmarcado de la Puerta de Brandeburgo, encontré una acuarela que llamó mi atención: Era un paisaje que representaba el Castillo del Rey loco de Baviera ejecutado por un pintor mediocre en un estilo académico muy trasnochado. A simple vista me pareció una obra de principios del siglo XX. Al leer la firma, casi me tiemblan las piernas: “A. Hitler. 1910”. Reprimí mi sorpresa y mi entusiasmo y declaré en tono lacónico y poniendo mi mejor cara de poker:

 

-¡Qué desilusión, aquí no hay nada que valga la pena! La señora debía ser una vieja loca que se creía que tenía el tesoro de Sierra Madre.

- ¿La alemana no le habló de lo que quería venderme?

-No, sólo me dijo que tenía unos cuadros, pero todo esto no es más que basura. Por no irme con las manos vacías me llevaría esta acuarela, pero no sé si vale la pena. Le doy veinte euros -añadí porque sabía que la portera vendería todo lo que pudiese en algún rastro y yo, en aquel momento, era el rastro que la visitaba, ahorrándose el viaje. No tenía sentido seguir con el paripé.

-¡Veinte euros! Pero si es…, es…, es un castillo muy bonito -dijo tomando el dibujo con brusquedad con sus pezuñas de marujona. No obstante me alegró saber que no tenía ni idea de lo que tenía entre manos.

-Treinta.

-Cincuenta.

-Cuarenta, mi última oferta.

-¡Hecho!

 

La señora pensaba que había hecho una buena venta porque hasta me invitó a café con leche y madalenas caseras. Tuve que aguantar por espacio de media hora como me contaba su vida de viuda menesterosa, lo que no era más que una manera sibilina de justificar sus rapiñas.

 

La siguiente alegría al hallazgo de la acuarela fue autentificar que era obra del mismísimo Führer. Pasé un par de semanas concentrado en discutir con galerías y marchantes. Los entendidos me aconsejaron que esperase para sacarla al mercado, pues su autor era muy controvertido por razones ajenas al arte y que me aconsejaban a que la subastase en una sesión en la que se ofertaran más objetos relacionados con el dictador alemán. La última vez que se había vendido un lote de catorce acuarelas y dibujos de Hitler las pujas superaron los cuatrocientos mil euros. Había encontrado la gran ganga.

 

Como más temprano que tarde iba a ingresar un pastizal de dinero, decidí no posponer la compra de un coche nuevo, por lo que me deshice de mi Peugeot y me compré un Audi. Reconozco que fue un capricho, el primero de una serie, porque a partir de ese momento comenzaron a asaltarme oscuros deseos y extravagantes antojos.

 

Tras el Audi me empeñé en tener un perro -y eso que siempre los había detestado-. En contra de la opinión de mi esposa me compré una perra de la raza Pastor alemán a la que llamé Blonda y adiestré con palabras germanas: Sitz, revier, ruhig, hier, laufen, springt…, y mi preferida: Pfote (dame la patita). Llevado por una súbita germanofilia comencé a coleccionar soldaditos de plomo nazis y a estudiar alemán por correspondencia. También experimenté cambios en mis hábitos alimentarios; dejé de frecuentar los kebab y me aficioné al chucrut, las salchichas, el codillo y la cerveza bávara. Le siguieron otras excentricidades a las que sucumbí, como escuchar a Wagner a todas horas y a toda hostia y salir a la calle vestido de tirolés. Por último, comencé a odiar a moros, gitanos, negros, judíos, Testigos de Jehová, homosexuales y rojos.

 

A la par que aumentaba mi locura aria, la convivencia con mi mujer se fue degradando. En un postrero intento de llevarse bien conmigo, una tarde me propuso que viéramos una de las viejas películas de mi videoteca, mi cinta preferida: “El violinista en el tejado”. No pasé de los créditos de inicio. Me mareé y vomité sin querer encima de mi santa esposa. Se aseó, hizo las maletas y se marchó a casa de su madre.

 

El quedarme sólo empeoró mi deriva. Me obsesioné con la peor de mis fobias: la cuestión judía. De repente veía judíos por todas partes, aunque nada los identificara como tales, porque “no es la religión, es la sangre la que hace al judío”, no paraba de repetirme con maligna insidia.  Como no podía pedirle a los hombres que se bajaran los pantalones y me enseñaran la chorra, para ver si estaban circuncidados; me bastaba con atisbar una nariz prominente, unas orejas grandes o cabellos rizados, para certificar la raza hebraica del sujeto. En España miles de judíos se habían convertido al catolicismo a lo largo de los siglos, los llamados marranos, ¿cómo saber si a alguien le corría sangre judía por sus venas? Como no podía ir por el mundo haciendo tests genéticos, decidí recluirme en mi casa y no relacionarme con nadie. Por último, comencé a sospechar que yo también podría tener ascendencia judía. Contacté por internet con un genealogista para que buscara en mi linaje ancestros semitas. Si encontraba una sola gota de sangre judía corriendo por mis venas, por ínfima que fuese, estaba decidido a suicidarme y hasta había comprado una dosis de cianuro a tal objeto.

 

Una tarde, mientras esperaba, y temía, el veredicto del genetista, me puse a ver la película “El diario de Dorian Gray”, para tratar de distraerme. Fue entonces cuando comprendí lo que me ocurría, ¡era por culpa de la puta acuarela de Adolf Hitler! Tomé el cuadro, bajé corriendo las escaleras y lo tiré al contenedor de basura. A la mañana siguiente me levanté liviano y con un sentimiento de asco hacia mis germanofilias. A fin de comprobar mi total sanación, tras desayunar, visioné en el ordenador la película “Éxodo” protagonizada por Paul Newman, la cinta más sionista jamás filmada. Me encantó la cinta, ¡estaba curado!

 

Gracias a Dios he rehecho mi vida al lado de mi esposa, vuelvo a ser la persona normal y tolerante que era antes de que la pintura maldita me hubiese envenenado con sus emanaciones. Aunque he de reconocer que he cambiado unas manías por otras; me he dejado un bigote largo y fino que rizo en sus puntas con unas tenacillas. Mi mujer ha comenzado a protestar porque dice abuso del adjetivo “surrealista” y no entiende que lleve una barretina catalana en la cabeza todo el día, siendo yo de Parla. Está tan arisca que no sé cómo explicarle que deseo que hagamos un cambio en nuestros hábitos amatorios. Ardo en deseos de contemplar a mi mujer acostándose con todo tipo de desconocidos mientras yo la observo y me masturbo tras un biombo.


P.D. Se me olvidaba, hace tres meses adquirí en un mercadillo otra superganga, un lienzo de Salvador Dalí.

 https://drive.google.com/file/d/1Jsne_umhzYxd9XjxElkkJifSlWG83oIE/view?usp=sharing


 

 

 

 

 

 

 

domingo, 6 de septiembre de 2020

DESTINO ESCRITO

 La revista cultural "Intervenciones" ha publicado mi relato "Destino Escrito".


Naufragio

El 5 de julio de 1884, naufragó el buque Mignonette, un velero mercante inglés que navegaba al sur del Cabo de Buena Esperanza. Cuatro tripulantes lograron sobrevivir al desastre: el capitán Tom Dudley, los marineros Edwin Stephens y Edmund Brooks y el grumete Richard Parker de diecisiete años, que había mentido sobre su edad para poder enrolarse en el barco. Tras varios días a la deriva los supervivientes se quedaron sin comida ni agua y tomaron la desesperada decisión de echar a suertes quién serviría de alimento a los demás.

Le tocó a Edmund Brooks, pero éste pidió un último deseo antes de morir. Y como la realidad se presenta muchas veces ataviada con el vestido de lo inverosímil, para sorpresa de los presentes, Brooks extrajo de su macuto el único libro que llevaba consigo, la novela “La narración de Arthur Gordon Pym” de Edgar Allan Poe. Y mostró, más que leyó -su boca llagada por la sed y el salitre le dificultaba el habla-, a los que iban a ser sus verdugos circunstanciales, algunos pasajes seleccionados. Concretamente los referidos al naufragio del barco ballenero Grampus y cómo, tras varios días a la deriva, cuatro supervivientes, desesperados por no tener comida, deciden asesinar y comer la carne de uno de ellos para asegurar la supervivencia del resto. Después de echarlo a suertes la desafortunada elección recae en el más joven de todos, un grumete llamado Richard Parker, que es apuñalado y devorado por partes durante cuatro días.

La revelación literaria causó una conmoción entre los náufragos que, de inmediato, decidieron invalidar el sorteo macabro -pese a las airadas protestas del grumete-. El destino del chico estaba escrito hacía más de cuarenta años antes y debía cumplirse sin demora ni piedad alguna.

Tras saciarse de carne y sangre humana, el marinero Edmund Brooks, sonrió satisfecho al imaginarse que diría su esposa, inculta y tacaña, que le criticaba por gastar dinero en novelas. ¿Quién dijo que la literatura no servía para nada?


intervenciones.es/destino-escrito-de-hector-daniel-olivera-campos/