lunes, 17 de septiembre de 2018

lunes, 10 de septiembre de 2018

"SOÑAR TU NOMBRE". POEMARIO DE AMELIA DE QUEROL OROZCO

Mi amiga, la poeta Amelia de Querol Orozco, ha publicado su segundo poemario y me ha concedido el honor de prologárselo. Sobre su obra, decir que es una maravilla. Pero, mejor que nos lo cuente ella:

"Bueno, ya está. Mi segundo poemario, a la venta en AMAZON.
Amor, mucho amor... para todos los gustos (es que esta vez me ha dado por la poesía romántica; algo de azúcar, la justita, sólo la justita e imprescindible para endulzarnos un poco los días -que nadie espere melaza, que no hay melaza-, un poquito de sensualidad y erotismo -suave, delicada y elegante sensualidad y oportuno erotismo- y mucho, mucho amor)
Os espero soñando... porque es hora de soñar, de "Soñar tu nombre".

Amelia de Querol Orozco.

SOÑAR TU NOMBRE (PRÓLOGO)



'Y el verbo se hizo carne…

“Veo cosas maravillosas”. Éstas fueron las únicas palabras que atinó a pronunciar un sobrecogido Howard Carter cuando se asomó al interior de la tumba de Tutankhamón y contempló el fastuoso ajuar funerario que acompañaba al faraón en su último viaje.

Si refiero aquí esta anécdota histórica es porque a mí me sucedió una experiencia similar cuando leí por primera vez los poemas de Amelia de Querol Orozco. Ambos compartíamos sendos blogs en un portal literario en internet, denominado “Libro de arena”, en el que un servidor perpetraba sus pinitos literarios sin destacarse mucho de la tónica general, de la aurea mediocritas que se enseñoreaba del portal; cuando, de repente: ¡Amelia! Supongo que me restregué los ojos, no me lo podía creer, ¿qué hacía aquella poeta excelsa entre nosotros, vulgares destripaterrones del verbo? Cuando pude hablar con ella y supe que no tenía obra editada, aumentó mi asombro. ¿Cómo era posible? ¿Es que los editores estaban ciegos?

Han pasado ya algunos años de aquel inicial y bendito estupor y, tras una primera incursión editorial con su libro “En los Arrabales del Alma”, la autora alumbra ahora este “Soñar tu nombre”, y me pide que le haga el prólogo. ¿Pero qué prólogo le voy a redactar si ni siquiera puedo describir aquel fulgor inicial? Yo, que no soy experto en poesía, que soy apenas un lector entre muchos. Pero Amelia es una amiga de esas que te llegan al alma y sería una impiedad negárselo. Vaya aquí, pues, mi humilde prólogo y sea el lector benévolo conmigo.

Por continuar con el símil, nuestra poeta es, definitivamente, un tesoro por descubrir. En su rinconcito peninsular, en su flaubertiana torre de marfil –o quizás se trate de un faro-, nos aguarda en un finis terrae de lo prosaico para bañarnos con el indómito vaivén de sus versos como olas. Sus poemas están esperando un beso del lector que la libere de todas las maldiciones que han opacado a su obra. En unos tiempos en que todo el mundo es poeta y puede autopublicarse y en el que, por otra parte, los nombres propios de la lírica deben más a su talento con las relaciones públicas que a su mérito como bardos, las composiciones de Amelia nos reconcilian con la poesía, con lo que ésta tiene de exigente, de excepcional, de musical, de maravilloso. Ella dignifica el género con su calidad y nos demuestra una verdad incontrovertible: que la poesía, para merecer tal nombre, sólo admite la excelencia.
A la conquista de la excelsitud hay señalar otra tarea a la que esta poeta se emplea con denuedo en estos tiempos malos para la lírica: se trata de la consecución de la estética entendida como una condición sine que non y casi como una provocación, como un desafío a tanta poesía falsamente moderna que ha renunciado a crear belleza. Excelencia, estética y ritmo, la tercera nota de su pentagrama. Las composiciones de este poemario son de verso libre, pero el ritmo de metáforas, de imágenes, de ideas, es innegable, como lo es su eufonía. Antes de arar en el campo fértil del verso libre, Amelia cultivó con esforzado empeño el verso métrico y parte de ese aroma se mantiene en su obra con una fragancia clásica escarchada con algún cultismo, porque el cuidado del léxico, ha sido, también, otra de sus preocupaciones. Una poesía trabajada, mimada verso a verso, pero que no debe intimidarnos, pues la autora ha sabido dotarla de frescura. Es asombroso como ha logrado combinar el rigor en la composición, su preocupación por la estética y la transformación plástica del lenguaje, con la fluidez y la modernidad del resultado. Sus poemas, pulcros y cuidados, son también claros y directos, y emocionan a quién los lee o escucha de una manera inmediata y epidérmica, sin necesidad de mayor análisis ni comprensión, sin precisar estar familiarizado con el lenguaje poético que, por otra parte, ella domina. Sus versos traspasan los arrabales y alcanzan el centro de nuestra alma sin casi esfuerzo por nuestra parte.

Acotado lo formal, abarquemos lo temático. El sentimiento amoroso, su pasión, su locura y su ensoñación han perturbado desde el inicio de los tiempos el espíritu humano; ahí tenemos el Cantar de los cantares como luminoso y arcano ejemplo. Casi podríamos afirmar que la poesía nació romántica. Amelia, artista y poeta de múltiples registros, recala en la ensenada del poema romántico tras surcar otras temáticas; recordemos que su primer poemario En los arrabales del alma glosó, con valentía y sensibilidad, las cuestiones sociales entendidas en su clave más humana.

Creo que tras los ríos y mares de tinta vertidos, aportar algo novedoso a la poesía romántica era casi una misión imposible. Se precisa ser una gran poeta, como es el caso, para que la exaltación en versos del sentimiento amoroso no nos resulte ya dicha y hasta relamida. Por el contrario, no hay una gota rosa ni cursi ni tópica en las páginas de Soñar tu nombre. Su lectura es casi como si nos devolviera a esa adolescencia, más ideada que vivida, en que el mundo y las experiencias tenían el encanto de lo inaugural. Hay mucho de iniciático en los versos que siguen.

El amor, desde la espiritualización hasta lo carnal, desde la realidad al deseo, desde la alegoría hasta el erotismo más sutil. Un amor platónico (“Aún no”), sensual (“Al abrigo de tu cuerpo”), ingenuo (“Escenas de otoño”), maduro (“Sepias en el paisaje de tu piel”) anhelante (“Sin tus azules”), ilusionado (“Y fue tan dulce el beso”), en la distancia (“El quicio de la despedida”)… y hasta el desamor, la cruz amarga que complementa el reverso de la dicha (“Desaparecerme”). Amor femenino de mujer completa y unívoca. El amor como experiencia poliédrica y transformadora -porque quien ama ya no vuelve a ser la misma persona- se condensa en el poemario que el lector tiene ante su mirada. Un poemario que es un pasaporte a la emoción.

Queda hablar de la poeta como persona y de la suerte inmensa que he tenido al conocerla. En alguna ocasión he escuchado decir que los poetas son seres especiales capaces de transformar en belleza las experiencias dolorosas que jalonan la vida. Un aserto que se desnuda de retórica y que se cumple en el caso de nuestra Amelia, quien ha respondido al plomo de crueles tragedias creando y regalándonos belleza. Y, lo que es más importante todavía, ningún daño, ninguna herida, por inconmensurable que haya sido, le ha impedido seguir creyendo en el amor y en su victoria.'

Héctor Daniel Olivera Campos
(Barcelona, 2018)

lunes, 3 de septiembre de 2018

EL CALLEJÓN DE LAS ONCE ESQUINAS NÚMERO 7.

http://callejon11esquinas.blogspot.com/…/numero-7-septiembr…

 

TRANVÍA 88


                                                        

Al tranviario no le gustó saber por su mujer que el nuevo inquilino de uno de los apartamentos de la quinta planta era español. No le caían bien los españoles, hasta hacía poco pensaba –por las películas que había visto en su niñez- que todos eran gitanos; pero ya por aquellas fechas, principios de 1967, habían llegado numerosos inmigrantes procedentes de España a trabajar a Frankfurt, así que más de uno ya se había subido a su tranvía. Lo que más le molestaba de los españoles era que hablasen a gritos, algo que también ocurría con los italianos, estos últimos incluso gesticulaban más. El Gobierno decía que eran necesarios para el desarrollo del país, que se necesitaba mano de obra. El tranviario había visto con consternación como desde mediados de la década de los cincuenta del siglo XX su país se iba llenando de extranjeros en lo que entendía como una oscura, silenciosa y amenazante colonización. Los miserables de todas las naciones llamaban a las puertas de la gran nación germana que resucitaba del marasmo de la postguerra. Piadosamente a aquellas hordas se les denominaba gastarbeiter (“trabajadores invitados”). En 1964 el gastarbeiter un millón recibió un ciclomotor como premio al traspasar las fronteras alemanas. Ahora los españoles llegaban a su comunidad de vecinos, pronto los tendría en el salón de su hogar tomando café.

El tranviario no pudo evitar mostrar una reacción de sorpresa en su rostro, al encontrarse, tras su vuelta del trabajo, a un hombre joven de cabellos negros sentado en el salón de su casa tomando té con su esposa.

-Cariño, es Daniel, el nuevo vecino español del que te hablé.

El tranviario, lo primero que pensó es que el nuevo vecino tenía nombre de judío y vaciló en estrecharle la mano que el joven se la ofrecía con entusiasmo. Además, ¿aquel tipo no tenía apellido? En los quince años que el tranviario llevaba trabajando bajo las órdenes de Herr Müller, todavía no se le había ocurrido dirigirse a él llamándole Hans y ¿ahora a aquel judío extranjero al que le acababan de presentar debía llamarle por el nombre de pila?

-¿Daniel?
-Sí, Daniel.

“¡Vaya! El judío extranjero sabe hablar alemán”, se dijo a sí mismo el tranviario, nuevamente sorprendido. Hasta entonces los españoles que recogía en la parada de la estación de tren, los gastarbeiter que vestían trajes de pana o americanas baratas y acarreaban maletas de cartón, no sabían ni decir guten morgen.

-Cariño, Daniel es estudiante universitario, ha venido a Alemania a acabar sus estudios de…, ¿cómo dijo que se llama eso que estudia?
-Filología germánica.
-Me ha confesado que hace días que quería conocerte. Fíjate que pensaba que el rótulo que figura en el buzón era una broma de mal gusto –apuntó la esposa.
-Y usted es el famoso…
-No, yo no soy famoso, es una mera coincidencia –interrumpió el tranviario al español con una indisimulada incomodidad-. Me he visto obligado a poner el nombre, si no, las cartas no me llegan.
-No quería importunarle, disculpe si yo…
-No hay de qué.
-¿Puedo hacerle otra pregunta, aún a riesgo de molestarle? Ya me imagino que le fastidie que los extraños hurguen en el tema.
-Diga.
-¿Acaso es usted familiar de…?
-¡En absoluto! Es más, le contaré algo que poca gente sabe. El padre de la persona con la que comparto nombre y apellido fue inscrito al nacer como Alois Schicklgruber, que era el apellido de su madre, porque él era hijo bastardo, y se llamó así hasta los treinta y nueve años de edad cuando acudió al notario del distrito y declaró ser hijo biológico de su padrastro ya muerto. El notario procedió a sustituir el apellido de la madre por el del padrastro y al hacerlo cometió una errata, suprimió una e y una d sustituyéndolas por una t.  Como ve, es imposible que fuéramos familia, ni siquiera tendría que llamarse como yo.
-¡Caramba, que interesante! No lo sabía. Usted debe odiar a ese notario. Su tocayo fue un gran fraude, sólo hay que ver cómo les embaucó, hasta su apellido era fraudulento. –el tranviario asintió con un movimiento de cabeza-. Perdone que haya insistido, siempre me ha fascinado el fenómeno de la homonimia. –“¿homonimia? Me está llamando homosexual”, pensó el tranviario que no replicó al no estar seguro de haberle entendido correctamente-. ¿Sabía que hay personas inocentes que han acabado en prisión sin haber cometido más crimen que el de llamarse igual que el delincuente verdadero al que buscaban? Mi interés comenzó cuando supe que había una persona en mi país con mi mismo nombre y apellidos con el que no guardo ninguna relación de parentesco: Daniel Galván Viña. Siendo adolescente recibí por error una carta dirigida a mi tocayo con el siguiente texto: “Huye. Te han descubierto”. El tipo vivía en la otra punta del país a cientos de kilómetros de mi domicilio, el cómo había llegado aquella misiva a mis manos es un misterio que sólo conoce la empresa de correos. Saber que alguien se llama igual que tú, pese a que tus apellidos son poco frecuentes, causa extrañeza; algo que tú creías que era tu marca de identificación, tu patrimonio personal e intransferible y resulta que es usado por otra persona en algún otro lugar; sientes como si te usurparán parte de tu identidad. Me entiende, ¿verdad? –el tranviario asintió con un movimiento seco y rápido de cabeza-. Desde que recibí aquella carta tan sugerente especulé con ese otro yo. Aparte de nombre y apellidos, ¿habría otras concordancias? ¿Tendríamos un aspecto similar o divergente? ¿Compartiríamos gustos, aficiones, lecturas…? También fantaseé con sus andanzas y con que quizás estaba viviendo la vida que a mí me tocaba vivir en una especie de destino paralelo o quizás al realizar sus propios actos me complementaba. Me decía que él era un criminal que huía –le habían descubierto- para que yo fuese una persona respetuosa con las leyes. El haz y el envés, el yin y el yang,  no sé si me sigue.

El tranviario pensaba que el español tenía demasiado tiempo libre, si tuviera que conducir ocho horas diarias un tranvía acosado por el tráfico rodado, no se devanaría los sesos pensando en estupideces. No obstante, no quería ser maleducado, a pesar de haberlo catalogado ya como un cretino:

-Dicen que todos tenemos un doble –respondió el conductor de tranvías con condescendencia.
-Eso no está científicamente demostrado, aunque hay personas con parecidos asombrosos. Pero lo que puedo asegurarle es que hay quienes comparten entre sí nombres y apellidos cuyas coincidencias son tan improbables como pasmosas. ¿Se ha percatado que no hay ningún gran personaje histórico –salvo los reyes, claro- que repita su nombre? La Historia es sabia en singularizarlos. Tengo una teoría al respecto: Cuando aparece un gran hombre, los que se llaman como él mueren en el anonimato, el hombre ilustre los eclipsa.
-Así, que yo no haré nada en la vida, ¿es eso lo que quiere decir?
-Por favor, no se ofenda. Su mujer me ha dicho que es usted tranviario, que conduce el tranvía número ochenta y ocho. Mejor que nadie sepa de usted, un modesto tranviario, que pasar a la historia como su tocayo, la encarnación del mal. –el tranviario desvió su mirada hacia el reloj de pulsera, cada vez le disgustaba más mantener aquella conversación absurda. El invitado pareció darse cuenta de la impaciencia del anfitrión.-Bueno, ya les he entretenido demasiado con mi verborrea, ha sido todo un placer el conocerles. Señora, muchas gracias por el té. Adiós.

El tranviario, que no quería pasar por descortés, se descolgó con un último comentario, cuando ya había abierto la puerta del apartamento para que saliese el joven español:

-Espere.
-¿Sí?
-¿En su país hay gente que se llame igual que ese dictador que tienen allí?
-¿Franco? Sí, claro, es un apellido común. Pero si tienes la desgracia de llamarte Franco y le pones al niño de nombre Francisco, es que eres muy… franquista. Conozco a varios Francisco Franco e incluso a un Amado Franco.

El tranviario rió con aquello de Amado Franco; “Desde luego –pensó- había gente aduladora y servil”.

-Un judío curioso –proclamó el tranviario apenas salió por la puerta el vecino español.
-¿Y por qué tiene que ser judío? –preguntó Herta, la esposa del tranviario.
-Llamándose Daniel.
-Esos que vienen a molestar los domingos por la mañana también les ponen nombres judíos a sus hijos.
-Sí, esos…, los Testigos de Jehová. Tampoco me gustan –dictaminó el marido.
-Además en España no hay judíos, allí lo que hay son muchos gitanos.
-Me extraña que allí no los haya, judíos hay en todas partes.
-Los reyes de España expulsaron a los judíos pero se quedaron con los gitanos. Lo leí hace poco en una revista en la consulta del dentista.
-Hicieron un extraño negocio.
- El joven me cae bien, habla nuestro idioma.
-Con un acento espantoso.
-¿Y cómo hablarías tú español? Además, en la nueva Alemania se supone que hemos superado esos prejuicios de la época del Tercer Reich.
-Sí, claro. Pero desconfío de los españoles, sólo hay que ver como torturan a  los toros y como disfrutan con ello, ¡son tan bárbaros!

Dos días después de la visita del español, Herta informó con alborozo a su marido que el vecino extranjero no sólo no era judío, si no que era católico al igual que ellos dos, bávaros de nacimiento. El vecino le había dicho que España era un país muy monótono en cuestión de creencias religiosas, “Allí todo el mundo es católico, hasta los ateos son católicos”.

El tranviario y su vecino español se cruzaron repetidas veces subiendo o bajando las escaleras en los meses que siguieron a aquella singular visita. Para alivio del chófer, el joven nunca volvió hacer mención al nombre del tranviario y las breves conversaciones que mantuvieron giraron en torno al tiempo que hacía y otras intranscendencias. No obstante, en una ocasión el español le preguntó al tranviario la razón por la que no singularizaban a los tranvías de la ciudad por un nombre relacionado con la ruta que efectuaban, “como en Nueva Orleans que hay uno llamado Deseo y otro Cementerios”; en vez de seguir utilizando una cifra, algo que le parecía aséptico, impersonal y difícil de memorizar. El tranviario le recordó que aparte de identificarse cada ruta con un número –él conducía el ochenta y ocho- todos los convoyes llevaban en su parte delantera un cartel indicando el nombre de las dos paradas extremas entre las que circulaba la línea.

A principios de septiembre, Herr Müller, el encargado del tranviario, amonestó al conductor por no llevar visible la placa con su nombre grabado prendida en la chaqueta de su uniforme, tal como era preceptivo. El tranviario se disculpó y prometió a su supervisor que en adelante la llevaría.

A mediados de octubre, una matrona ancha y esplendida subió al tranvía número ochenta y ocho que conducía el tranviario, parapetado detrás de ella, y sin que le diera tiempo al chófer a reaccionar, subió la figura delgada y encorvada –córvida- de Herr Müller que se percató de inmediato con su mirada torva que el tranviario conducía nuevamente sin lucir su placa identificativa pese a que le obligaba el reglamento de la empresa. Müller no se anduvo con rodeos, no sólo le amonestó, si no que le dijo que le abrirían un expediente por la infracción y que esperase como mínimo una sanción equivalente a una semana de suspensión de empleo y sueldo.

Cuando Müller se apeó en la siguiente parada, el tranviario sentía que le hervía la sangre. ¿Acaso aquel cerdo no sabía de sobras como se llamaba? Entonces, ¿cómo podía exigirle que llevase la chapa de mierda? La última vez que la llevó, un viajero de aspecto truculento le enseñó un brazo tatuado con números y le escupió en el rostro. Se oyó protestar a un pasajero, el incidente había desconcentrado al tranviario y éste se había saltado una parada. Sin darse cuenta, el conductor pisaba el acelerador más de la cuenta, el tranvía cabalgaba sobre el camino de hierro despidiendo chispazos de furia en la catenaria. El tranviario siguió maldiciendo su suerte: Claro que había estado en las juventudes hitlerianas, como todos los chicos de su edad, era obligatorio; y por supuesto que había servido en el ejército durante la guerra, como otros muchos millones de alemanes más, de no haberlo hecho lo habrían fusilado por desertor. En cambio, Herr Müller había estado en las SS y sólo el diablo sabría a cuantos judíos, gitanos y polacos había exterminado su supervisor y nadie osaba molestarle, era alguien respetable al que había que dirigirse con deferencia. El tranviario se sentía tan culpable del pasado infame de su país como el más inocente de los alemanes; entonces, ¿por qué debía acarrear aquella cruz que nadie más llevaba? ¿por qué debía él ofrecer unas explicaciones y esbozar unas disculpas que no exigían al resto de sus compatriotas? Todos los alemanes supervivientes se afanaban en culpar a Hitler de lo ocurrido, pero él solo no llevó a cabo la guerra y el Holocausto; todos fueron culpables… o todos fueron inocentes. Significarle a él –un humilde tranviario-  por encima de los demás era un acto hipócrita, un ejercicio de fariseísmo nominativo. Se oyó protestar a un segundo viajero, y a un tercero y a un cuarto; el chófer se había saltado una segunda parada y todo el pasaje le recriminaba su conducción en una tumultuosa tertulia típicamente latina pese a que todos ellos eran genuinos alemanes.

El día acabo mal, hasta muy avanzada la noche el tranviario no pudo regresar a su hogar. En el zaguán de su edificio se tropezó con el vecino español que al ver su cara desencajada le preguntó si se encontraba bien.

-Vengo de declarar en la comisaría de policía. Acabo de matar a un hombre –respondió el tranviario.
-¿Qué?
-Disculpe, me he explicado mal, aún estoy aturdido por lo ocurrido. Quiero decir que he atropellado a un peatón.
-Lo siento mucho.
-Creo que salió de un hotel. No lo vi, cuando me di cuenta ya fue demasiado tarde. Ha sido un lamentable accidente. Era español como usted.

Al día siguiente, el joven español detuvo al tranviario que en aquel momento descendía por las escaleras.

-¿Sabe cómo se llamaba el hombre al que atropelló ayer?
-Lo siento, me dijeron el nombre, pero ahora mismo no lo recuerdo.
-Era Víctor Seix de la editorial Seix y Barral.
-¿Acaso ese señor era famoso en su país?
-¡Ya lo creo! El mayor editor de España, cada vez que se le recuerde y se aluda a su muerte, saldrá su nombre a relucir, es un dato demasiado llamativo como para omitirse. Vecino, acaba usted de entrar en la Historia…, bueno, más bien en la anécdota que es la fase embrionaria del hecho histórico.

Apenas unos meses antes aquel españolito había pronosticado al tranviario que sus actos y el recuerdo de su persona terminarían sepultados bajo la densa corteza del olvido y ahora le aseguraba que sería conocido con motivo de aquel atropello. El tranviario no pudo evitar sonreír quedamente. Si era cierto lo aquel español contaba, Adolf Hitler –que así se llamaba el tranviario- acababa de ingresar en la Historia y, al igual que el Führer, lo había hecho matando.

Relato publicado en "El callejón de las once esquinas", número siete.





viernes, 13 de julio de 2018

CONSAGRACIÓN




-No, si el libro está muy bien. Es muy bueno y me he reído mucho. Es fresco, desenfadado y original. Es mucho mejor que los otros libros de microrrelatos que hemos editado en ésta casa hasta el momento -confesó el editor, arrellanado en la silla de cuero de su despacho.
-¿Entonces, qué problema hay para que no quieran editarlo? -le interrogó el escritor novel.
-Su nombre.
-No entiendo. ¿Se refiere al título?
-No, al nombre de usted. Únicamente publicamos a autores con nombres conocidos.
-Entonces no habrá problemas. Me llamo Pérez Pérez, ¡habrá apellido más conocido!
-Mire, no me vacile, ese es el problema. ¿Quién es Pérez Pérez? Nadie. Yo no sé quién es, no me suena de nada y al lector tampoco. ¿Y por qué alguien va a comprar un libro de Pérez Pérez o de Pepito de los Palotes o de cualquier otro insigne desconocido?
-Confiaba en que su editorial se encargaría de la promoción
-Y a su edad también se creerá que el ratoncito Pérez, que debe ser primo suyo, se lleva los dientes de leche.
-Ahora el que me vacila es usted.
-Mire, le voy a hablar claro. Le voy a explicar lo que ningún editor le contará nunca:  El mundo editorial ha cambiado. Los editores ya no vendemos libros, el libro es secundario y la calidad literaria importa un bledo. Los editores vendemos un producto y ese producto es el autor. El autor ha de convertirse en su propia marca. La gente que adquiere un sólo libro al año por Sant Jordi, y que son el grueso del mercado, compra aquel libro del autor que les suene, título que ya se ha publicitado previamente en la prensa a cargo de unos cuantos críticos mamporreros y en las redes sociales a cargo de personal que se dedica profesionalmente a tales menesteres. Usted me dirá, ¿entonces hay promoción? ¡Claro que la hay! Hasta podemos sacarlo en televisión o hacer que gane un concurso literario de renombre convenientemente amañado. Pero, en cualquier caso, sólo se promociona sobre seguro, los autores ya vienen promocionados de casa, ya tienen una marca reconocida como escritores o son autores mediáticos que salen por la tele a los que les buscamos un negro para que les escriban sus flamantes obras que compraran las marujas el día de autos.
-Entonces...
-Debe crear una marca propia y reconocible. Escoja un género y no se mueva de él. Si hace microrrelatos, que no se le ocurra escribir otra cosa porque eso desconcierta a sus potenciales lectores. Pérez Pérez ha de ser garantía de microrrelato de humor, pongamos por caso, de manera que el comprador con sólo leer su nombre ya se haga la idea del libro que se va a llevar a casa, encasillarse es básico. Cree un blog que no sea cutre. Siga al top teen de blogs del género por el que ha optado, según el número de visitas,  e interactué con ellos de manera que, al final, consiga enlaces de sus blogs al suyo; así se irá haciendo un nombre.  Una vez que haga eso, contrate un community manager que le lleve las cuentas y compre bots que generen perfiles falsos de seguidores de su blog. Si usted tiene una cifra abultada de followers, aunque sean más falsos que un duro de cartón, por el efecto gregario le entrarán seguidores de verdad que no querrán quedarse fuera de seguir al más cool. Y, por supuesto, no tenga manías en lamer todos los culos que haga falta y en escribir reseñas elogiosas de truños de autores ya consagrados e influyentes.
-¿Y si hago todo eso ustedes me editarán?
-Es posible. Pero en su caso, lo dudo, es usted gordo, poco fotogénico y cincuentón. Los nuevos valores que se promocionan son todos jóvenes, delgados, modernetes y quedan bien en las fotos. Además, usted viste convencional. Déjese coleta, tatúese o, al menos, póngase un sombrerito y, desde luego, apúntese a un gimnasio. Desarrolle una leyenda, diga que fue mercenario en Angola, camello en Ibiza o camarero en un burdel de Copacabana; no importa que sea mentira, lo esencial es que el periodista que le vaya a entrevistar pueda llevarse un titular a la boca. Y si todo eso no funciona, siempre puede liarla parda.
-Creo que no le entiendo.
-Le pondré un ejemplo. ¿Mire -el editor extrajo una foto del cajón de su escritorio-, lo ve? Este individuo es el escritor Eduardo Labarca meando sobre la tumba de Borges.
-¿Por qué me enseña eso? ¿Qué me propone? ¿Qué vaya a mearme en la tumba de Cela?
-Eso sería magnífico.
-¡Ni en broma!
-Le aseguro que con escrúpulos no irá a ninguna parte como no sea a autoeditarse en Amazón, que es el cajón de-sastre,  el cementerio de los elefantes, la sentina de los autores fracasados que pasan más desapercibidos que un pedo un jacuzzi.
-No pienso hacer nada de lo que me ha dicho.
-¿Por qué señor Pérez Pérez?
-Porque me produce pereza.

Tiempo después y por mucho que le jodiera, Pérez Pérez hubo de reconocer que el editor tenía razón. Los amigos y conocidos no le compraron su libro autoeditado en Amazón porque se preguntaban: “¡Qué coño va a escribir este tío!”. Y los desconocidos tampoco adquirían su libro porque se preguntaban: “¿Quién coño es este tío?”.
El autor se sentía atrapado como un hámster en su rueda, enjaulado en un terco anonimato, destinado a morir exhausto sin que nadie lo leyera, sin que el público llegara jamás a apreciar si era bueno, malo o simplemente discreto.
Cuando la guardia civil esposó a Pérez Pérez, el autor sonreía. Le sabía mal por su sobrino, un informático friqui al que había metido en aquel embolado y a quien también habían arrestado. Por lo demás, la promoción había sido un éxito rotundo, un debut apoteósico. Es cierto que algunos conductores se habían distraído provocando diversos accidentes de tráfico con un balance de varios muertos y multitud de heridos, pero, aquel era un pequeño tributo que se cobraba la literatura, daños colaterales. Su sobrino era un puto crack, un hacker cojonudo, sólo él había sido capaz de escribir más de trescientos microrrelatos de su tío en los paneles luminosos de la autopista del Mediterráneo entre Algeciras y La Jonquera. En toda España y en el extranjero ya sabían quién era Pérez Pérez. Se había consagrado.

Por segundo mes consecutivo un relato mío ha quedado finalista en el VI CONCURSO RELATO BREVE – PROJECTE LOC/AJUNTAMENT DE CORNELLÀ.